Cambiar para avanzar.

 

 

 

 

 

En julio de 2013 apareció el primer artículo de Manías y tonterías. En él anticipaba un concepto, el pensamiento positivo, que ha sido el eje central y el territorio común por dónde me he movido estos últimos ocho años.

En aquel inicio (los presagios nunca sabes dónde te los vas a encontrar) hablaba de reinventar, reiniciar y refundar como verbos de acción en los que quería sustentar lo que en ese momento se iniciaba.

Era época de cambios y de incertidumbres que invadían mi mente, pero también de oportunidades. Manías y tonterías surgía como un gran espacio en blanco a mi entera disposición. Nunca antes había tenido un lugar tan propio, tan mío en el que compartir todo aquello que me apeteciera. La idea era sencilla: contar con sencillez temas de desarrollo personal, organización, gestión del tiempo, productividad… que las empresas demandaban, pero en pocos lugares se explicaban.

La página fue nutriéndose también desde sus inicios de artículos a modo de reflexiones que exponían mi parecer sobre temas muy diversos. Esta era la gran ventaja de ser mi propio editor. Cada artículo me permitía compartir en voz alta opiniones que, asombrosamente, encontraban eco en aquellos lectores desconocidos que me devolvían también su opinión en forma de comentarios. Es complicado narrar la alegría que produce el aviso de una nueva notificación de mensaje recibido cuando acabas de publicar un artículo. Y, con toda sinceridad, esto ha sido lo que más placer me ha generado teniendo abierta la página.

En aquel momento de inicio también hablada de momentos de cambio que hay que afrontar como la mejor de las situaciones. Me gusta asimilar siempre el cambio a la evolución y al desarrollo pues es de esta manera cuando el cambio se convierte en motor y generador de novedades.

Cambiar es ver dónde estás y a dónde quieres llegar. Y también ser consciente de tu presente y gestor activo de tu futuro. Cambiar es avanzar buscando caminos para alcanzar tus objetivos, sean grandes o pequeños, modestos o ambiciosos. Todo lo que sea evolucionar de manera consecuente y voluntaria siempre es crecimiento.

Ahora estoy aquí originando mi propio cambio de la mano de la experiencia.

Manías y tonterías llega a su estación de destino.

Han sido decenas de artículos con miles de visitas en todos estos años procedentes de los lugares más insospechados. Y lo mejor, cientos de comentarios tanto a nivel público como privado en los que siempre agradecíais la publicación y animabais a continuar.

No suelo ser parco en palabras, pero lo único que puedo decirte es gracias.

¿Y ahora qué?

Esto no finaliza aquí. Es momento de dar un paso adelante. Me alegra comunicarte que inicio un nuevo proyecto al que he denominado Cambio de zona que se va a centrar de manera profesional en el coaching y la formación como herramientas que facilitan el cambio que mencionaba.

Desde allí ofreceré acompañamiento mediante sesiones de coaching y programas de formación aplicados al desarrollo personal y profesional.

Todo ello sustentado en mis más de 30 años de experiencia en el mundo educativo, formativo y laboral como coach y formador.

También continuarán los artículos y los podcasts que se han convertido en mi seña de identidad durante este tiempo.

A partir de ahora me encontrarás, si te apetece, en Cambio de zona.

Gracias a todos, por tanto.

Santi.

Imagen © MyT

Esta entrada fue publicada en Impresiones. Guarda el enlace permanente.