Cómo leer la prensa.

leerprensa

En más de una ocasión todos hemos oído y empleado la frase “vivimos en la era de la comunicación”. Es una realidad que el acceso a la información que tenemos hoy en día no ha existido jamás. Imagino que algo remotamente parecido debió ocurrir con la difusión de los libros mediante la imprenta, con la aparición de la prensa o con la invención de la radio o la televisión.

Internet nos proporciona una inmediatez inimaginable hace veinticinco años que ha provocado el cambio de hábitos en numerosos aspectos de nuestra vida. Nadie entiende el acceso a las noticias como lo hacíamos escasamente treinta años atrás. Ahora algo sucede y la información se conoce en cualquier lugar del mundo ipso facto.

Y si los medios de comunicación han cambiado a la hora de ofrecernos las noticias, los lectores también hemos evolucionado adaptándonos a los nuevos tiempos.

Hoy quiero escribir sobre cómo abordo la lectura de la prensa. Bastantes lectores me han remitido correos electrónicos en los que me preguntaban sobre ésta cuestión porque imaginaban que también se podía hacer un uso productivo de la lectura de la misma.

Ya hace bastante que leo las publicaciones de manera digital. He sido durante muchos años lector incansable en soporte impreso pero la accesibilidad de la red hace que buscar la equivalencia en papel sea imposible por el número de medios que consulto. Para esta tarea, empleo indistintamente una tableta, el ordenador portátil o el móvil.

Para leer las noticias, tengo dos fórmulas diferentes.

Lo habitual es buscar la página web del medio que me interese y navegar libremente por ella. En cualquiera de mis dispositivos hay creada una carpeta de favoritos de medios de comunicación que visito con frecuencia. Están codificados de manera que su acceso sea sencillo (Codificación de información) y son idénticos en todos mis dispositivos electrónicos.

Al avanzar por las páginas, utilizo la prestación que acompaña a todos los navegadores para abrir distintas pestañas simultaneas a la que me encuentro. Así, según el asunto que me interese, mi barra de navegación se va llenando de nuevas pestañas con noticias para abordarlas más tarde. La sincronización de los dispositivos hace que lo que seleccione en cualquiera de ellos pueda ser consultado en otro diferente.

De esta manera hago una primera lectura cuyo fin es seleccionar lo que finalmente voy a leer. Con esto me centro en lo que me llame la atención o sea singular ya que las noticias tienden a repetirse en las distintas webs.

El otro método que también uso se basa en programas que reúnen noticias. Existen diversas aplicaciones que recopilan todas las noticias de manera que configuran una bandeja de entrada a la carta según las preferencias que le hayamos marcado.

Yo utilizo este recurso moderadamente ya que su actualización constante hace que no todos los contenidos publicados tengan para mí un interés prioritario. Además si estamos suscritos a muchos medios, la bandeja de entrada es inabordable convirtiéndose en una herramienta poco productiva.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Planificación, Técnicas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.