Cómo organizar un proyecto.

comoorganizarunproyecto

Entiendo como proyecto cualquier plan o diseño que nos lleve a la realización de un trabajo. De esta forma, establecemos las bases para que una actividad sea llevada a la práctica de la manera más eficiente posible. La mayor parte de los fracasos a la hora de efectuar una tarea se producen por la falta de un proyecto o por el incumplimiento en la ejecución del mismo.

Todos los pasos que demos en este sentido deben estar encaminados a la correcta planificación de lo que queremos conseguir y los objetivos que perseguimos. Para ello debemos trazar de una forma exhaustiva cuál es el recorrido de nuestro proyecto contemplando todas las variables.

La primera fase consiste en el establecimiento de objetivos. Es el momento de sentar las bases del trabajo. De cómo seamos de exigentes en ese paso se derivarán los buenos o malos resultados de la tarea. No podemos echarnos a andar si el camino no está bien trazado ya que encontraremos dificultades e imprevistos.

Los objetivos deben ser coherentes con nuestro destino final. Muchos proyectos pecan de ser muy ambiciosos en sus planteamientos y tremendamente laxos en sus desarrollos y conclusiones. Yo los denomino fuegos artificiales por su breve espectacularidad.

La segunda fase es la de diseño de procedimientos. Aquí se plantea toda la estructura que va a sustentar el proyecto. Lo que cobra mayor importancia es el apartado de los contenidos. Es el eje que da vida al proyecto. Tenemos que partir de una aproximación que nos lleve a trazar las líneas maestras de lo que será nuestro proyecto.

Buenas ideas mal plasmadas deslucen cualquier trabajo. Por esto también en el diseño de los procedimientos incluyo los formatos. Una vez que la idea está concebida, hay que dotarla de una puesta en escena adecuada. Es también otro de los defectos de muchos proyectos que se arruinan porque no son atractivos.

Hasta este momento hemos nos hemos ido aproximando a la tarea. Llega la fase de ejecución del plan en la que hay que desarrollar lo que hemos proyectado. Hay que pasar del bosquejo al dibujo. Las ideas deben ser planteadas, expuestas y reflexionadas. Se debe aportar al proyecto nuestra visión que lo convierta en algo personal y diferenciador. Es la parte compleja del proyecto y la que añade valor. La esencia del mismo radica aquí.

Rematemos la ejecución con la aplicación de un formato de diseño que realce lo expuesto anteriormente. Es muy aconsejable en este momento pedir opinión.

Por ultimo, una vez concluido cualquier proyecto siempre debemos dedicar parte de nuestro tiempo a la revisión y análisis de todo el trabajo realizado. Esta fase para mi tiene una importancia extraordinaria ya que nos va a permitir aplicar lo aprendido y desarrollado a futuros proyectos. De aquí obtendremos valiosas conclusiones que, en un plan futuro, pueden ayudarnos a optimizar nuestro tiempo más productivo.

Todo el proceso lo denomino OPERA:

            – establecimiento de Objetivos

            – diseño de Procedimientos

            – Ejecución del plan

            – Revisión y Análisis de los procesos.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Organización, Proyectos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cómo organizar un proyecto.

  1. Rubén Marchamalo dijo:

    La clave de cualquier actividad reside en la planificación y la organización. Un trabajo no se puede hacer con destreza sin estas skills

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.