El miedo desconocido.

miedodesconocido

El 14 de octubre de 2012 Félix Baumgartner se lanzó desde una altura de 37.000 metros. En ese momento batió tres récords de manera simultanea: mayor velocidad alcanzada por un ser humano en caída libre, el salto con paracaídas desde más altura y el mayor ascenso en globo.

En una entrevista posterior manifestó: “Yo nunca quise depender de la suerte, sino más bien confiar en mis habilidades, prepararme bien, adquirir la capacidad necesaria”. Toda su vida ha girado en torno a este pensamiento. Arriesgarse a hacer cosas es el motor que impulsa toda su actividad.

El miedo a lo desconocido atrapa mentalmente nuestros pensamientos. Esto no es malo, es humano. Uno de los primeros mecanismos de defensa de nuestro cerebro es evitar ponernos en peligro. Muchas de sus funciones están encaminadas a preservar de manera segura nuestra vida.

Cuando percibe un peligro o, simplemente, nos encontramos en una situación incierta para nosotros, el cerebro activa los recursos de defensa de la vida. Hace que nuestra visión se agudice o que el bombeo de sangre se dirija hacia las piernas por si debemos huir. El origen de esto se remonta a los primeros tiempos de existencia del hombre.

Ese bloqueo producido por lo desconocido lo que hace es limitarnos en la mayoría de las ocasiones. Evitamos situaciones que nos pueden poner en peligro pero también sorteamos ocasiones que nos permiten cambiar o avanzar.

¿Cuántas veces hemos rechazado un cambio en el trabajo porque no sabíamos lo que nos iba a deparar el nuevo destino? ¿Cuántas ocasiones se nos han presentado de iniciar una nueva actividad y hemos declinado la invitación por no saber qué iba a pasar? ¿Cuántos momentos hemos tenido de no estar cómodos con lo que hacemos y al final hemos continuado con nuestra rutina por miedo a lo desconocido?

Habitualmente trabajo con equipos de personas en diferentes ámbitos. La tónica general es una aversión al cambio. Cuando se les propone emprender nuevos proyectos, todo el mundo antepone quedarse en su zona de confort en vez de salir hacia lo nuevo.

Todos conocemos personas que nos dicen abiertamente “si yo hubiese sido más lanzado” o “hay trenes que pasan una sola vez y yo no me atreví a cogerlo”. Permanecer cautivo en pensamientos de algo que nunca llegamos a hacer es de las mayores torturas que pueden existir. Podemos arrepentirnos mil y una veces de nuestros actos, pero lamentarnos por algo que nunca se llegó a producir porque no quisimos es terrible.

Meditemos todo lo que sea necesario. Estudiemos las ventajas y los inconvenientes. Sopesemos los pros y los contras. Analicemos las posibles consecuencias e implicaciones de nuestras decisiones pero no dejemos que el miedo a lo desconocido no nos permita batir nuestras propias marcas. Debemos apostar por arriesgar.

La cima la establecemos nosotros. Calzarse las zapatillas y andar nuevos senderos depende en gran manera de nosotros. Superar las barreras radica en nuestro convencimiento y nuestra motivación.

Mark Twain definió muy bien este momento: “Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.”

Imagen © Pixabay

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Impresiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El miedo desconocido.

  1. Alvaro Lafuente dijo:

    Es verdad que el miedo a lo desconocido nos bloquea. Pero no es tan facil salir de eso. Cuando yo tengo que abordar algo nuevo siempre entro en pánico y no puedo controlarlo. pero es verdad que tenemos que salir a hacer cosas nuevas sin temer el fracaso o el error.
    hay que lanzarse, si o si

  2. marina dijo:

    El miedo nos hace perdernos momentos y experiencias maravillosa, y hace que muchas veces nos quedemos lamentandonos por lo que somos . Cómo todo, debemos arriesgarnos a vencer ese miedo a lo desconocido dando pequeños pasos hacia delante y cuando miremos hacia atras nos demos cuenta que en realidad hemos dado un paso muy grande.

  3. Mei Li dijo:

    El miedo a las cosas nuevas nos quita oportunidades de descubrir nuevas experiencias y tenemos que superarlo poco a poco cada día

  4. Pingback: Recuerdos presentes. |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.