Lápices de colores.

lapicescolores

Siempre me gusta hacer propuestas desde la sencillez y la simplicidad. Hoy quiero hablaros de la utilización de los colores como herramienta de productividad.

El empleo de diferentes colores a la hora de optimizar el trabajo es una constante en mi día a día profesional y personal. No ha habido ninguna mesa que yo haya utilizado en la que no hayan existido varios recipientes con lápices, rotuladores, ceras o bolígrafos de distintos colores.

Desde siempre me he sentido atraído por el color como una forma de dar viveza y resaltar las cosas. Ojalá hubiese tenido una buena mano para los pinceles porque me parece auténtica magia obtener arte de la combinación de materiales y colores. Mi artículo de hoy quiere ser menos pretencioso y hablaros sólo de cómo emplear los colores de una forma productiva.

Todos hemos utilizado en alguna ocasión un bolígrafo rojo o verde para, al tiempo que estudiábamos, resaltar las ideas principales o las características más importantes de un texto. También hemos empleado el rojo para corregir apuntes, ejercicios o exámenes. Lo que hacíamos de esta manera era distinguir unas partes sobre otras.

El color, cada color, podemos asociarlo a una idea o una acción de manera que nos permita su rápida identificación o clasificación dentro de un grupo.

Yo utilizo cuatro colores habitualmente en mi agenda (ya sea de papel o digital). Asocio a cada asunto o tarea uno concreto que me permite, de un vistazo, identificar cuál es mi planificación.

Por ejemplo, todo lo relacionado con formación lo remarco en verde. Los días festivos o las vacaciones con un trazo rojo, las reuniones de color naranja… Así cuando abro mi dietario, se despliega ante mí un mapa de colores que organiza instantáneamente mi cabeza.

Otro uso que doy a los colores es para diferenciar distintos trabajos o apuntes dentro de un mismo cuaderno o agenda. Lo que hago aquí es remarcar el margen superior de la página de un mismo color para el mismo tema. De esta manera, aunque las hojas vayan avanzando, sólo con fijarme en la parte de arriba sé de qué asunto se trata o en qué tema estoy. Esto resulta muy útil cuando estamos trabajando en varias cosas al mismo tiempo y las alternamos sobre el mismo soporte de escritura. Es complicado seguir la secuencia pero con la marca de color establecida lo hacemos de manera sencilla.

Otra función. Cuando el asunto que anotamos en el cuaderno ha finalizado (por ejemplo la redacción de un trabajo o la escritura de un artículo) señalo con un rotulador rosa el lateral interior de la página. Esto me permite saber que esa tarea está finalizada o que esos apuntes están procesados.

También los colores me resultan imprescindibles a la hora de estudiar y los manejo constantemente en la realización de mapas mentales. Su empleo me permite fijar de una manera sencilla e imborrable, ideas y estructuras que me sirven para memorizar, organizar o planificar. El mismo uso sirve en tareas profesionales.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Estudiar / Trabajar, Técnicas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Lápices de colores.

  1. Franciso J. Pérz dijo:

    Hola, es interesante lo que cuentas de los cuadernos en el margen. Lo puedes esplicar un poco más.
    Pacho.

  2. Karen dijo:

    Mis alumnos se ríen de mi cuando les digo que los colores les vale para estudiar. Gracias por el artículo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que decís.
    Saludos Karen

  3. Pingback: Hoja diaria de tareas. |

  4. Pingback: Organización con notas adhesivas. |

  5. Pingback: ¿Por qué colorear está de moda? (Beatriz Blanco). |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.