Memoria USB.

memoriausb2

Manejo habitualmente varios equipos dependiendo de la actividad que esté realizando. Así utilizo el de la oficina para todo lo relacionado con los temas laborales, un equipo fijo en casa que es mi base de operaciones, un terminal portátil que me acompaña cuando realizo desplazamientos y un tablet.

Uno de los problemas fundamentales que esto entraña es cómo poder acceder a toda la información que tengo en cualquier momento y lugar.

La última aportación tecnológica para solucionar este asunto ha sido la creación de discos duros virtuales que nos posibilitan almacenar en la “nube”, toda la información que precisemos.

Aquí la oferta de aplicaciones se ha multiplicado. Su funcionamiento es muy sencillo. Desde nuestro terminal podemos archivar en sus servidores lo que queramos y posteriormente recuperarlo desde cualquier sitio que tenga conexión a internet.

Realmente el procedimiento es magnífico pero yo le he encontrado varios inconvenientes:

  • El límite de almacenamiento: la parte gratuita de estas aplicaciones sólo nos permite guardar hasta un número limitado de documentos (varía entre 60 Mb y 5 Gb).
  • El almacenamiento es externo: desde el momento en que subimos los archivos a internet, no tenemos el control absoluto sobre ellos.
  • Se precisa una conexión a internet: sólo podremos acceder a la información guardada si estamos conectados a la red.

Conozco bien las aplicaciones porque las utilizo habitualmente pero hoy quería hablar de la memoria portátil USB que soluciona todas mis necesidades.

Los documentos que yo manejo son archivos de texto, hojas de cálculo, presentaciones y documentos pdf. En todos los ordenadores existen aplicaciones (de pago o libres) que abren y gestionan estos archivos por lo que no tengo problemas de compatibilidad. En muchas ocasiones es más fácil encontrar un ordenador con un simple procesador de texto que con conexión a internet.

Utilizo un lápiz USB de 16 Gb. como disco duro móvil. Podría decir que es mi ordenador portátil porque en cualquier sitio tengo lo que necesito. La única precaución que hay que tener al trabajar de esta manera es fijar como unidad de respaldo y soporte esta memoria. Mi USB está organizada en carpetas de la misma forma que lo pudiera hacer en cualquier ordenador.

No creo que tengáis problemas de capacidad (la verdad es que yo la he ido aumentando según pasaba el tiempo). Mirad en vuestros ordenadores cuál es el tamaño de los archivos que tenéis (ojo yo siempre excluyo música y fotografías porque eso nunca lo transporto) os aseguro que casi nunca superan los 5 Gb. a no ser que manejéis grandes bases de datos (que tampoco recomiendo mover).

Cuando concluyo el trabajo que esté realizando, sea el ordenador que sea, todo se almacena en el USB,  no necesito replicar carpetas o enviar archivos a discos virtuales.

Sé que hay muchas personas que este tipo de sistema no les gusta, prefieren la nube de la que hablaba al principio. Creo que son dos formas totalmente compatibles pero la que yo utilizo soluciona el problema de la necesaria conexión a internet.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Organización, Técnicas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.