Sonreír es la mejor medicina.

sonreir

Hay días en los que nos levantamos y todo el peso del mundo cae sobre nuestros hombros. Son momentos en los que nos gustaría tener un botón que desconectara todo y que, una vez hubiera pasado la tormenta, nos permitiera volver a encender nuestra vida.

Afortunadamente, estos días los podemos contar sin esfuerzo con los dedos de ambas manos pero, hasta que pasan, nos resultan eternos.

En estas ocasiones siempre tenemos a nuestro alcance un remedio sencillo y de fácil aplicación que puede mitigar estos síntomas tan negativos que nos inundan: sonreír. O si lo preferís, reír a plena carcajada que es el mismo tratamiento pero en dosis más concentradas.

Una sonrisa puede ser el borrador que retire esa expresión de angustia de nuestro rostro. Es un resorte que hace que salgamos inmediatamente catapultados de una situación desagradable o que comienza a minar nuestros pensamientos.

No conozco otro gesto que pueda variar de manera tan radical nuestro estado de ánimo. Los duros rasgos de nuestra cara se relajan. La tensión acumulada en las mandíbulas da paso a un estallido de aire que suaviza la tensión. El cuerpo, en general, pasa de un estado de alerta a una relajación total. Simplemente en un gesto.

Brent Scott, profesor de la Universidad Estatal de Michigan afirma que las personas que sonríen cuando sus pensamientos se enfocan en cosas positivas, mejoran sus estados de ánimo y están más alegres.

Algo tan sencillo y tan provechoso deberíamos incorporarlo a nuestra vida diaria. No se trata de regalar sonrisas forzadas si no de una actitud nueva al enfrentarnos con cada uno de los días de nuestras vidas. Si el pensamiento se encamina hacia la positividad, nuestros actos irán también en esa dirección.

Probablemente sea la actitud más beneficiosa que podemos tener con otras personas. Pensar en ser cordial y sociable sólo puede depararnos ventajas. Lo que nos puede parecer un gesto de altruismo con los demás, yo lo considero, en primer lugar, un acto de autoegoísmo ya que somos nosotros los principales beneficiados de esta actitud. No puede ser malo nunca pensar también en nosotros.

Recuerdo una campaña de un ayuntamiento en la que se instaba a los vecinos de una calle a que embellecieran la misma con el objeto de que fuera más amigable. Cada uno en su medida, contribuyó para que la acera de su portal luciera lo mejor posible. Unos simplemente barrieron y limpiaron. Otros decoraron con plantas. Alguno pintó la fachada de su casa. En definitiva todos colaboraron.

La respuesta de la gente que por allí pasaba fue extraordinaria. Las personas hablaban de un ambiente agradable y apacible. Otros alababan el buen gusto a la hora de arreglar las flores. Otro grupo felicitó a los vecinos por la iniciativa.

Lo que todo el mundo señaló sin excepción es que las calles estaban alegres y distintas porque la gente sonreía. El cambio de las calles emanaba de las propias personas que allí habitaban.

No cuesta nada intentarlo.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Impresiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sonreír es la mejor medicina.

  1. maria.luisa.sanchez dijo:

    creo que te falta otro ingrediente para tu receta: los besos.

  2. Marina dijo:

    Otro artículo contundente. Me encanta. Yo aparte de incluir besos, también incluiría abrazos. Para poder ser completo.
    Es verdad que hay momentos en los que no puedes más y situaciones que minan nuestro estado anímico. Y aunque es muy difícil, tenemos que pensar en nosotros mismos y pensar que situación es en la que estamos cómodos: yo lo tengo claro, quiero sonreír siempre!!!!
    El artículo ya lo había leído anteriormente, pero hoy, por circunstancias y situaciones desagradables, me ha ayudado a darme cuenta que no quiero perder mi identidad ni dejarme llevar por los pensamientos y situaciones negativas.
    GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.