Tiempo de aprender (2).

tiempomuroaprender2

Las técnicas que os presento en este artículo de la serie Tiempo de aprender se centran en la organización, la gestión del tiempo, las técnicas de estudio y los exámenes.

También tenéis más propuestas en el anterior artículo Tiempo de aprender (1).

Vamos con las sugerencias.

Organizar las carpetas del ordenador por asignaturas: una forma de tener organizado nuestro ordenador personal es hacerlo como si fuera tu propio cuaderno de trabajo. Si replicas la organización de tus carpetas y archivos en tu ordenador tal y como tienes tus asignaturas, conseguirás trabajar en un entorno similar. Ahorrarás tiempo de búsqueda y todo tendrá el mismo espacio aunque esté en diferentes lugares. Para que la organización alcance su máxima efectividad, aplica el mismo concepto a tu teléfono móvil y a tu tableta. Además existen múltiples opciones para personalizar las carpetas virtuales y dotarles de las mismas características que nuestro cuaderno. Consulta también Codificación de información.

Fabular sobre lo que aprendes: prueba a narrar a alguien lo que aprendes como si de una historia o aventura se tratase. Añade imaginación a tus horas de estudio o de preparación de cualquier tema. No tiene porque ser aburrido sentarse delante de un libro, los apuntes o las notas de una presentación. Inventa, imagina, ingenia, fantasea que eres el protagonista de lo que estás estudiando. El único límite es la imaginación. Cualquier proceso de estudio realizado de esta manera queda anclado en nuestro cerebro de una forma más sólida. Si además de contarlo, lo relatas por escrito el efecto se multiplica de manera extraordinaria.

Emplear tus horas de manera productiva: esta técnica es muy valiosa cuando tenemos problemas de concentración. Muchas personas no son capaces de aguantar realizando la misma tarea durante un tiempo prolongado. Fijemos de antemano cuáles son los tiempos que aprovechamos de manera productiva y empleémonos a fondo en ese periodo. La alternancia de trabajo y descanso hace que el tiempo se aproveche verdaderamente. Estar sentado delante de unos apuntes o de unas notas no es sinónimo de estar trabajando. El tiempo que se escapa delante de nosotros no tiene retorno posible. Consulta también 45 minutos sin interrupciones.

Realizar un simulacro de examen: la mejor manera de enfrentarse a algo es abordarlo. Con los exámenes ocurre lo mismo. En el instante en nos sentamos delante de la hoja en blanco, nuestro cerebro activa todos sus recursos para contestar de manera correcta a todo lo que se nos plantea. Esta actividad puede ser entrenada de manera que nuestra cabeza sólo se preocupe de responder las preguntas y no se disperse por culpa de nervios, dudas o desconfianzas. Puedes decirle a alguien que te seleccione las preguntas de entre una serie que tu facilites (pueden ser las lleves peor preparadas). El fin último es reforzar aquello que sabes que no tienes asegurado. Es una buena práctica realizar esta actividad por parejas o en grupo ya que cada uno puede focalizar las preguntas que llevan aparejada mayor dificultad.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Composición © MyT

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Estudiar / Trabajar, Tiempo de aprender. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiempo de aprender (2).

  1. Pingback: Tiempo de aprender (5). |

  2. Pingback: Tiempo de aprender (3). |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.