Tiempo de aprender (3).

tiempomuroaprender2

Las técnicas que os presento en este artículo de la serie Tiempo de aprender se centran en el orden, los mapas mentales, el estudio en compañía y la planificación.

También tenéis más propuestas en Tiempo de aprender (1) y Tiempo de aprender (2).

Vamos con las sugerencias.

Desalojar la mesa: nuestra mesa es, en ocasiones, un cúmulo de objetos que lo único que hace es provocar aglomeración. Tenemos la mayor parte del espacio invadido por trastos que sólo nos restan sitio. Hay que quitar todo lo que tenemos sobre ella y meterlo en una caja. Empezamos con una superficie diáfana y enorme que nos resultará bastante más útil para nuestro trabajo. Según se vaya necesitando, rescatamos el material de la caja donde lo hemos guardado. Poco a poco veremos que no todo lo que teníamos a nuestro alrededor nos era imprescindible. Debemos crear lugares cómodos de estudio que nos faciliten la tarea. Consulta también En orden y Ambiente de estudio.

Realizar mapas mentales: los mapas mentales son la herramienta de organización más global que conozco. Con ella se combinan colores, ideas, esquemas, bocetos, dibujos, fotos… todo lo que se os pueda ocurrir tiene cabida dentro de la estructura de un mapa mental. Con ellos conseguimos aglutinar mucha información en un formato relativamente reducido que permite la organización y el posterior repaso de la materia. También es una herramienta imprescindible para trazar el esbozo de ideas en cualquier reunión o presentación. Mi recomendación es reunir todos los mapas mentales que vayamos realizando en un único soporte (lo idóneo es un cuaderno tamaño DIN-A4 con las hojas en blanco, sin rayas o cuadros) para que sea lugar de referencia y de consulta.

Contarle el tema a un compañero: la tarea del estudio tiene un porcentaje muy elevado de trabajo individual. Este es un trabajo reflexivo que es difícilmente sustituible y que admite pocas variaciones. Pero esto podemos verlo como una primera fase. Cuando hayamos alcanzado los niveles de conocimientos planificados, viene muy bien realizar un repaso de los mismos y hacerlo con la ayuda de alguien. Es una manera de poner sobre la mesa nuestros avances y someterlos a la evaluación de otra persona. Es una técnica que beneficia recíprocamente a las dos personas que la practican ya que sirve de repaso sobre lo propio aprendido y sobre lo que corrige quien nos está ayudando.

Simultanear el estudio de diferentes materias: tomar varios platos diferentes mejora la comida. No es productivo darse atracones de una materia o de un tema concreto ya que acabaremos aborreciéndolo y rechazándolo. Una buena planificación nos lleva a distribuir el tiempo de manera mucho más aprovechable ya que la visión a largo plazo nos facilita la programación de nuestro tiempo de estudio o de trabajo. Llevar al día las materias (ejercicios, apuntes, trabajos) o cualquier tarea (calendarios, presentaciones, documentación) nos allana su asimilación y, por encima de todo, nos evita los agobios. Consulta también Planificar para evitar las prisas.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Composición © MyT

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Estudiar / Trabajar, Tiempo de aprender. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempo de aprender (3).

  1. Pingback: Tiempo de aprender (5). |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.