Tiempo de aprender (5).

tiempomuroaprender2

Las técnicas que os presento en este artículo de la serie Tiempo de aprender se centran en la gestión del tiempo, la preparación del estudio y la organización.

También tenéis más propuestas en Tiempo de aprender (1), Tiempo de aprender (2), Tiempo de aprender (3) y Tiempo de aprender (4).

Vamos con las sugerencias.

Utilizar un calendario de mesa formato mensual: saber qué días son de estudio y qué días no están disponibles facilita la planificación y organización del tiempo de estudio. Con un calendario de gran formato que tengamos sobre la mesa (sirve de la misma manera la agenda vista mes) distinguimos de manera sencilla los días utilizables para el estudio o el trabajo. Hablamos de planificación real que nos permitirá una organización productiva del tiempo. Para llevar a cabo una tarea debemos conocer de antemano las unidades de tiempo que me van a consumir. Es imposible hacer un trabajo de investigación en diez minutos o preparar cinco temas de cualquier materia en media hora. Saber qué huecos temporales hay en el mes facilita el trabajo.

Dormir las horas suficientes: combinar descanso y estudio (o trabajo) es el equilibrio perfecto para el aprendizaje. Muchas técnicas apuntan a que durante el sueño se consolidan los conocimientos adquiridos durante el día. Todos hemos abusado de las horas de vigilia porque no llegábamos a tiempo a todo lo que teníamos que hacer. En muchas ocasiones el efecto ha sido el contrario, acudiendo a la realización de pruebas, exámenes o exposiciones de trabajos totalmente agotados. Este error hace que todo el esfuerzo empleado no luzca de la mejor manera. Nuestros reflejos están bajo mínimos porque no han disfrutado de un periodo de descanso. Nuestra mente no piensa con claridad. Demos la importancia necesaria al descanso ya que es un elemento más del estudio o del trabajo.

Realizar una lectura comprensiva antes de lanzarse a estudiar: muchas veces abordamos un tema de manera abrupta sin orden ni programación. Nos enfrentamos sin ningún conocimiento anticipado que haga que planifiquemos tiempos, materiales o espacios. Algo tan sencillo como realizar una lectura previa, exhaustiva y profunda de las materias que tenemos que preparar allana el camino del posterior estudio. Lee de una tacada todo el material que vayas a trabajar y verás que tu avance será más resuelto. Esta es una de las actividades que debes realizar en la fase de planificación del estudio ya que optimiza considerablemente tu tarea.

Tener una carpeta exclusiva para cada proyecto: no es la primera vez que comento que el orden es igual al 30% del trabajo (En orden). Cuando el trabajo no sale, en muchas ocasiones, su causa se encuentra en la desorganización que nos invade. Mi propuesta es destinar una sencilla carpeta de cartulina o de plástico transparente (Carpeta de proyectos) que reúna toda la documentación del asunto o tarea sobre el que estamos trabajando. De esta manera localizaremos de forma rápida y sencilla cualquier documento relacionado con lo que estemos acometiendo en cada momento.

Imagen © FreeDigitalPhotos

Composición © MyT

Facebook
Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Desarrollo productivo, Estudiar / Trabajar, Tiempo de aprender. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.